Orar es hablar con Dios

Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor enseñanos a orar, como Juan enseño a sus discípulos”. El les dijo: “Cuando oreis decid:

Padre nuestro Que estás en el cielo Santificado sea tu nombre Venga a nosotros tu reino Hagase tu voluntad Aquí en la Tierra como en el Cielo Danos hoy nuestro Pan de cada día Perdona nuestras ofensas Como nosotros perdónamos A los que nos ofenden No nos dejes caer en tentación Y libranos del mal. Amén.