Mensajes Inspiracionales

UNA VISITA INESPERADA

¿Cuál sería tu reacción si Jesús llegara por sorpresa a tu casa para quedarse por unos días? ¿Le darías la mejor habitación y le servirías la mejor comida. ¿Sería un honor  para ti y tu familia tenerlo en tu casa, y un privilegio servirle?

 Al verlo llegar, ¿correrías a la puerta con las manos extendidas para darle una cordial bienvenida? ¿O tendrías que cambiarte de ropa, esconder algunas revistas y libros y sacar la Biblia que tienes engavetada? ¿Tendrías que apagar la radio o el televisor confiado de que El no haya oído el programa que estabas escuchando o viendo?

 ¿Tal vez desearías no haber proferido esa palabra vulgar? ¿Esconderías tus  CDs de música popular y pondrías a la vista los de música cristiana? Le abrirías de inmediato la puerta… o tendrías que arreglar algo en tu hogar?

 Durante el tiempo que El esté contigo, ¿seguirías haciendo lo que siempre haces, hablando como  siempre hablas, leyendo lo que siempre lees, escuchando  y viendo los programas  que siempre escuchas y ves? ¿Continuaría tu vida como de costumbre?

Medita sobre estas preguntas y tus contestaciones.